4 nov. 2012

El Destino.

Share
El otro día una persona me dijo creer en el destino. "¡Qué barbaridad!" Para mí el destino es una cosa de la que se habla muy a menudo, sobretodo contadores de historietas y demás videntes, pero de la que no se ha podido demostrar su existencia.
Pero... después de esa conversación me puse a pensar. Y divagando, durante varios minutos, sobre el tema me vino a la cabeza una pequeña anécdota mía que podría ser obra del mismísimo destino. 
Pues quién me iba a decir a mí que tantos años después, tantas veces pensando más en lo imposible que en lo posible, ahora fuese no ya posible si no real. 
Me vino a mi mente la idea de cómo me quedaría, años atrás, si me dijeran que esa idea tan "descabellada", aunque no hay ideas descabelladas si no personas sin coraje a llevarlas a cabo, podría cumplirse o al menos en un alto porcentaje. Seguramente no me lo creería.
No soy mucho de creer en destinos y esas cosas. Es más, creo que el ser humano tiene la capacidad para cambiar y trastocar a su libre albedrío la vida diaria tal y como la conocemos.
Pero... no sé... es mucha casualidad que pasen ciertas cosas. Quizás, después de todo, por encima del dominio humano, haya unos cánones que marquen nuestro camino en la vida. Quizás me quieran estar diciendo algo. 


A.Ayala

No hay comentarios:

Publicar un comentario