29 abr. 2012

Jaque Mate

Share

Fíjense en la imagen. Imagínenla... Un tablero de ajedrez... brillante, impoluto... 16 piezas contra 16, dada la tranquilidad desde hace tiempo, no se veía venir tal partida. Las partidas se habían dejado atrás desde hacía tiempo, el polvo era el dueño del tablero...
Al principio todo fue extraño. Sólo había un jugador, el otro se echó atrás, se escapaba, no daba señales de vida... pensó en la indiferencia como estrategia. El silencio como forma de olvidar los problemas, las rencillas, el "mejor callado que cagarla hablando" fue su lema. La partida se desarrollaba rápida, sin parones, fluída... Todos los movimientos no recibía contra alguna, vamos una victoria perfecta a falta de una buena reacción!
Conversaciones recordadas, las que se dieron bajo la brisa, entre arena y mar, unas veces incluso a horas   intempestivas, todas se iban acabando... incluso a las piezas les costaba moverse... nadie quería moverse, preferían esperar al otro, como si así se aseguraran algo. Deseaban la victoria del contrario, el cual seguía sin dar síntomas de atención a lo que pasaba, sólo tímidas acciones que porque no decirlo "empeoraban la situación". 
Pues bien, en el transcurso de esta partida hubo un movimiento que cambió los hechos... el movimiento en diagonal del alfil puso en un aprieto al participante indiferente... La partida se encontraba al borde del final, al borde del Jaque Mate... hubo que esperar horas, para una respuesta. 
Finalmente llegó, todo por ayuda de terceros,  un "Ey, espabila!". A partir de entonces la indiferencia cambió de estrategia... y ante la sorpresa del único público, el cronómetro cercano al tablero, ganó la partida. 
Lo extraño de esto es que es lo que buscaba su contrincante, prefería perder antes que ganar... porque él sabía perfectamente que una victoria suya sería peor, sabía que era peor el remedio que la enfermedad. 

La única pregunta que queda ahora es... ¿Para cuándo la revancha? 

A.Ayala.

Pd: No tiene sentido intentar comprender este post. Todo es parte de un entramado de ideas sueltas y reflexiones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario