3 oct. 2010

El Otoño

Share
Se acercan días más cortos donde la oscuridad empieza a reinar en este mundo tan civilizado. Se acercan días de salir por la mañana a comprar el pan y ver el rocío en las hojas de las plantas, de inspirar y sentir la fresca humedad del aire que tanto añoramos gente como yo - a la que no nos gusta el verano - de andar por la calle y ver como poco a poco cuando van pasando los días los árboles se desnudan sin hacer ruido, de la forma mas silenciosa posible y cuando... cuando te das cuenta ya no tienen nada mas que tronco.
Entonces es ahí cuando uno sabe que el invierno llega pero no, aun queda otoño por disfrutar. Nos quedan aun días que nos recuerden al verano y días en los que por las noches nos refugiemos debajo de nuestro nórdico por que nos invadirá el frío entrando rápidamente por los pies y produciendo en nosotros el gesto de taparnos hasta el cuello con el edredón. 
Llega la oscuridad, llega el frío pero también llega el arjé de Tales, el agua, que empezará hacer aparición si Dios quiere enseguida. Lo hará -aunque nosotros no queramos- de forma tormentosa, siempre preferiríamos que fuera un lento riego, pero así son las cosas de la vida. El ciclo de la naturaleza, sabía diosa que siempre velará por el medio ambiente y aplastará al que ose cambiar las cosas en su parcela, de la que somos inquilinos.
Pero que llegue el frío no es significado de que se acabe la vida, no, estamos en época de de claveles, narcisos, madroños y un largo etcétera de vida.

¡Así que ha disfrutar de este otoño que está para eso!

No hay comentarios:

Publicar un comentario